martes, 21 de enero de 2020

Poema de Guillem Boscà Sorribes

                           

                             INERCIAS



La sangre desfila, exactamente como
                                                        hace un instante.
Igual que la lluvia, sólo la primera gota
                                                          incordia.
La segunda gota ya pertenece a un mar.
Sólo entonces uno comprende
                                             cuánto ha llovido.
Es inevitable su colapso o su redención. Ahora
uno se fija en su sangre; y ahora circula despacio,
                                                                         sin rumbo.
Como al cruzar un espejo, si mira hacia atrás
sólo ve el reflejo de adelante. Intuye
que la ilusión ha terminado y el público
                                                           se retira.
Ahora vaga despacio, sin rumbo.
No se da cuenta de que las vías son distintas,
                                                            de que ya no desfila igual.
Y así, convierte al tiempo en un espectador
                                                                o un pasajero.
Al final, las gotas ya no bucean ni circulan, ¡flotan!
Flotan arremolinándose en una inercia
                                                     que se les presenta
                                                                    imperceptible.


               Guillem Boscà Sorribes

                                                                                                   

martes, 17 de diciembre de 2019

Poema visual de TOMÁS RIVERO






                                 Cuaderno de Poesía #11 de Poetas sin sofá

SEXTINA DEL PERRO Y EL ALMA. Poema de JULIO ALCALÁ



Lloras, viejo que piensas en la muerte.
Ella siempre será tu enorme cuelgue.
Solo sueñas en no besar su beso.
Ya indiferente a todo incluso al sexo
y aunque lo niegas crees en el alma
que todo transcurrió, a cara de perro.

Mira, joven que vives como un perro
tarde o temprano toca ver la muerte
de alguien cercano, y marca tanto el alma
que no hay rollo más chungo que ese cuelgue.
Pierde gracia la vida y hasta el sexo.
La soledad recuerda al muerto beso.

Tío deja en paz todo aquel mal beso
folla y descansa al sol como mi perro
no pierdas ocasión de hacer el sexo
y olvídate del día de tu muerte
que la vida siempre es el mejor cuelgue
y el roce de dos pieles sana el alma.

Oye chico, yo amé con toda el alma
todo lo que sentí desde aquel beso
fue un amor de verdad, no un simple cuelgue.
Siempre odié compararme con un perro
y no ver la llegada de la muerte.
También sentí el amor mejor que el sexo.

Oye abuelo, jamás amor sin sexo.
Que tu chica se fue me parte el alma
pero mejor vivir sin ver la muerte
que el próximo será el más lindo beso
y amar como ama al amo su fiel perro
eso sí que es un buen y chulo cuelgue.

El día que sin sed todo te cuelgue
observando sin gran valor el sexo
diciéndote qué malas pulgas, perro,
tiene tu requemada y cansada alma.
No querrás saber nada de algún beso,
triste desearás el ver la muerte.

Menudo cuelgue viejo con la muerte
que es el sexo mejor que un sutil beso
y nunca un perro te partirá el alma.


                   Julio Alcalá

                         Cuaderno de Poesía #11 de Poetas sin sofá


viernes, 29 de noviembre de 2019

POEMA de MATILDE SANZ GIL




Cargaban con ojos
que contenían mundos

encontré algo luminoso
en sus arrugas

son almas que gritan de forma única

me acerqué a sus tierras
abandoné las palabras vacías de mis estanterías

me ofrecieron cobijo en sus tradiciones
con cantos de lluvia bajo las estrellas

ahora observo de otro modo
con la tranquilidad que te brinda la decepción
con el verdadero amor que crece 
cuando florecen los inocentes



              Matilde Sanz Gil

                  Cuaderno de Poesia#11 de Poetas sin sofá

lunes, 18 de noviembre de 2019

CAMINHO - CAMINO. Poema de MARIA DO SAMEIRO BARROSO (Portugal)




CAMINHO


Não, não somos criadores; ou somos mais do que repetidos transeuntes
da beleza, da arte e do prazer!
Juan Ramón Jiménez
És um caminho, o meu caminho,
desejo de ler o mundo no teu corpo
de astros, papoilas, rosas
e névoas sucessivas.
És um caminho que adivinho
entre a chuva,
as marcassites brilhantes
e as vestes claras dos anjos.
És um caminho, uma folha,
um rosto, uma palavra.
Não sei de que falas
quando me dizes que os teus olhos
não são espelhos, nem estrelas,
nem raizes,
apenas uma vocal húmida, negra.
És a noite.
E os teus olhos são gerânios que giram,
trituram as rosas da angústia
e do medo
nas margens verdes dos meus dias.


CAMINO


¡No, no somos creadores; o somos más que repetidos transeúntes
de la belleza, del arte y del placer!
Juan Ramón Jiménez
Eres un camino, mi camino,
ganas de leer el mundo en tu cuerpo
de astros, amapolas, rosas
y nieblas sucesivas.
Eres un camino que adivino
entre la lluvia,
las marcasitas brillantes
y la ropa clara de los ángeles.
Eres un camino, una hoja,
un rostro, una palabra.
No sé de lo que hablas
cuando me dices que tus ojos
no son espejos, ni estrellas,
ni raíces,
sólo una vocal húmeda, negra.
Eres la noche.
Y tus ojos son geranios que giran,
trituran las rosas de la angustia
y del miedo
en las olas verdes de mis días.