Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

martes, 19 de enero de 2016

ZAPATOS FORÁNEOS

personas quebradizas
miran
en su espejo
reflejan su mirar

transparente luz dirigida
significados lúcidos
parcos
imágenes repetidas
repetidos colores

zapatos aderezados
calzan los pies de número maleable
acogen la pisada del ajeno pie
pie de calles hambrientas de caminos
zapatos abandonados
espejos reflejando el mirar
de tu pupila

espinoso amañarse a un zapato ajeno
difícil saborear el vivir de las calles
vagadas por otros pies
sigues viendo en el espejo la imagen de tu mirar
los colores de tu prisma
el calor del roce de tu pavimento

descalzarse
desnudar los pies
savia de espejos
imágenes de otro mirar

zapatos foráneos
rayos paralelos de luz
sombra
imagen de tu mirar
mirar del mirar
álter ego mira.

                                                       
                                                   Alina Paz

(Cuaderno de Poesía #7 de Poetas sin sofá)




jueves, 14 de enero de 2016

SI A VALLEJO LE HUBIERAN DADO EL NOBEL




Si un segundo antes de morir de inanición
a Vallejo le hubieran dado el Nobel todo sería distinto
Vallejo premio Nobel diría en los libros de historia,
y de seguro a Van Gogh la vida le hubiera reservado algo agradable
justo antes de que se cortara la oreja
justo antes que se perdiera en ajenjo de tanto ser olvidado,
quizás algún marchand compraría alguna de sus obras,
o alguna muchacha de las que pasean por las orillas del Sena
se hubiera detenido un segundo a admirar su cara de atormentado,
de bueno para nada,
todo eso para garantizar el futuro premio Nobel de Vallejo.
Porque si Vallejo fuera premio Nobel
se podría meditar con más calma,
ya no fuera tan precisa la convicción
de que la vida es una mierda.
Siendo Vallejo premio Nobel
tú y yo también seríamos un poco premio Nobel
aunque no nos postularan,
aunque nadie diga se merece un Nobel:
 un país de premios nobeles,
un país de bebedores de ajenjo y desorejados.
Vamos a cantarle una nana a la noche.
Vamos a cantarla junto a Van Gogh y Vallejo.
Y los que nunca jamás seremos premios nobeles,
ni de contra: Porque para ser premio Nobel
no basta con morir en París con aguacero.




                                                                    Marcial Gala    (Cienfuegos - Cuba -)


Cuaderno de Poesía # 6 de Poetas sin sofá


viernes, 8 de enero de 2016

SONETO A TUS ACANTILADOS


Las olas de mis mares procelosos
se estrellan en tu costa femenina,
rompiéndose en espuma cristalina
los besos que te buscan ardorosos.

Y tus acantilados, amorosos,
reciben mi caricia masculina
al arrullo de un harpa submarina
y cantos de sirena deliciosos.

Olvida que nos mira el dios Neptuno
en estas ceremonias marineras,
de líquida pasión arrebatados.

Recuerda que, al amarnos, somos uno;
un solo corazón, y sin fronteras,
ni cruel separación de enamorados.


                                                           Ximo González