Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

sábado, 21 de abril de 2012

A LA PRIMAVERA



   La primavera estalla en el mismo centro de nuestra conciencia
construida desde la primera suave brisa
que surgía de la dulce boca de nuestra madre
y nos refrescaba con un placer misterioso.

   La primavera era un chillido de golondrina,
un brazo descubierto,
un armario con las puertas abiertas,
una invasión de aromas,
de vivos colores,
de rayos más cálidos…

   La primavera siempre venía sin darnos cuenta;
callandito; jugando al escondite;
amagando su llegada;
presentándose de pronto,
así, sin avisar,
como las visitas más deseadas.

   La primavera es el Papá Noël de la Pachamama:
trae todos los regalos de la vida;
a cada cual lo que pidió;
a los niños, la libertad del juego;
a los ancianos, la esperanza de otra primavera más…

   La primavera nos llena de energía
el corazón medio dormido por el frío;
nos abre los sentidos
a las renovadas sensaciones,
sabores, luz, colores,
aromas, matices…

   La primavera es el gran grito
de la naciente vida.

Ximo González

1 comentario:

  1. En el último verso de la cuarta estrofa, aparece la palabra primavera muy cerca del primer verso de la quinta estrofa,

    “a los ancianos, la esperanza de otra primavera más…

    La primavera nos llena de energía
    el corazón medio dormido por el frío;
    nos abre los sentidos
    a las renovadas sensaciones,
    sabores, luz, colores,
    aromas, matices…”

    Sugerencia :
    La primavera es el Papá Noël de la Pachamama:
    trae todos los regalos de la vida;
    a cada cual lo que pidió;
    a los niños, la libertad del juego;
    a los ancianos, la esperanza…

    La primavera nos llena de energía
    el corazón medio dormido por el frío;
    nos abre los sentidos
    a las renovadas sensaciones,
    sabores, luz, colores,
    aromas, matices…”

    por otro lado en el antepenúltimo verso de la ultima estrofa:
    ” La primavera es el gran grito” El Gran Gri suena cacofónico. A lo mejor gran sobra.
    Por lo demás veo que abrazas con dulzura la libertad del verso.

    ResponderEliminar