Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

sábado, 5 de abril de 2014

TRASIEGO

                                                                       I
Parte en un buque mi voz
junto al elfo, y Andamana
brota en el labio que emana
los anuncios a otro Dios.
Gumidafe surge en pos
del país que me socorre.
Pecho aguardando a que borre
pasado, origen, la firma,
cuando el grito de Attis Tirma
toda mi inquietud recorre.

                                                               II
Tributo de Sangre: piel
en alta mar sepultada,
guerrero ante la estocada
esgrimida en contra de él.
Artemi Semidan, fiel
repliegue bajo las horas.
Aborigen que entre esporas
ronda mis ojos y parte
lazo, cuerpo, huella: el arte
de silenciar las escoras.

                                                               III
Diario de viaje, mordaza
vespertina ante la luz
de otro Puerto de la Cruz
deshilvanando mi raza.
Mencey cubriendo la caza
del polvo que nos aleja
del guanche, de la madeja,
del adiós y del desierto
donde sucumbe ya muerto
el delirio que nos deja.

                                                                IV
Alisio, la Isla , morir
sobre el polvo: mi orfandad
mordida junto a la edad
prematura de partir.
Palpo el rumbo y el crujir
de mi lágrima me choca
ante el pecho que disloca
padres, hijos y el naufragio
con que cercena un presagio
la solidez de mi boca.

                                                                V
Juan de Bethencourt: certeza
del adiós que parte solo,
(silbo del agua). Me inmolo
en la sed que me atraviesa.
Al llanto mi voz regresa
junto al eco, junto al vientre
de la luz que se halla entre
espuma, patria y navío
cuando anhela el pecho mío
que otro panorama encuentre.

                                                               VI
Flamante país que llevo
como un camino, la furia
versátil de esa lujuria
efervescente que elevo.
Mis manos toman de nuevo
la azada y el cañivete.
Espectro que nos promete
desnudez, costumbre, luz
donde se yergue la cruz
tibia que nos compromete.

                                                               VII
Agota mi calma el lecho
donde dialoga el embrujo
del animal con que estrujo
las memorias en mi pecho.
(Lanzarote en el estrecho
escrito que nos bendice
estas manos). Cicatrice
mi sed y la misma entrega
ante una voz que se juega
el regresar a Teguise.

                                                              VIII
Sesión de errático vuelo,
brújula que gira y quiebra
el berberisco. Celebra
el año mi voz. Develo
la sed adonde recelo
lapilli, escoria, ceniza.
Cuba entera neutraliza
las amarras de otros mares
cuando un eco de palmares
silba la voz que me avisa.

                                                               IX
Silencio del polvo, piel
curtiéndose en el Caribe,
penumbra que nos recibe
en la turbulencia cruel.
De pueblo en pueblo a tropel
nombro mis piernas, mi boca.
Trabajo fuerte que choca,
que me tala, que me olvida,
parto de luz, homicida
bergantín en nuestra roca.

                                                              X
Insólita luz escoge
mis fiebres, mi soledad,
otoño sobre la edad
de un sitio que me recoge.
(Tierra en mis manos). Acoge
ese equipaje mi fuego.
Nostalgia donde me anego
ante sed, delirio, farra:
el lloro que me desgarra
la raíz y mi sosiego.

                                       Jorge Luis Águila Aparicio
 Poeta, narrador e investigador literario. Cruces, provincia de Cienfuegos, Cuba.


                      (En Cuaderno #1, de Poetas sin sofá)

No hay comentarios:

Publicar un comentario