Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

lunes, 15 de agosto de 2011

DESCONCIERTO



Era el crepúsculo                           un concierto de silencios.

Céfiro,
ojo de huracán  malvazul -cual giraluna alado-
arrullaba los cósmicos instrumentos:
amoroso                abrazo            maternal.


¿Para qué acontecer del tiempo ofreció el ocaso su espectáculo?

 ¿Qué mano dirigió la armonía desbocada y muda de la luz cenital?

Fue el crepúsculo                          un concierto de silencios.


En la arena –extrañada y reposada de siglos-el caracol
de epicéntrica sabiduría, no quiso dar su vaticinio.

Espectadora del concierto fue la luna
- selénico espejo de las olas-.

La palmera, desde su abrazo,
devolvió a los confines tanta armonía.

Y     envuelto en el velo de un devenir incierto,
el decorado quedó guardado en el desván…
                                                                        que será viejo.

Soledad Benages



4 comentarios:

  1. ¡Cuánta poesía hay en tus versos y qué delicada!
    Es precioso tu poema.

    Sole, en el recital de Sigüenza la sintonía entre las dos será perfecta. ¿Habrá sido Céfiro quien nos ha insuflado la inspiración en la evocación de esa atmósfera crepuscular mágica?

    MARIAJOSE

    ResponderEliminar
  2. No sé qué poema vas a llevar, ¿es el de Finisterre?.
    Creo que entre el crepúsculo y el amanecer me quedo con el primero.
    Gracias, M. José

    ResponderEliminar
  3. Sí, es "Finis Terrae", en el que recreo un atardecer especialísimo -pura poesía-; sensaciones, emociones..., una vivencia que, como tú dices, "quedó guardada en el desván" para siempre.

    Sintonizamos en: "el crepúsculo", "el cosmos", "el silencio sonoro", "la armonía", "el oleaje del mar"...,-por otra parte lugares comunes de la literatura-.

    Tú envuelves la visión en "el velo del devenir incierto". Yo, en "una nebulosa grisvioleta". A las dos nos gusta la tonalidad malva.

    Sin embargo, ambas composiciones son diversas y poseen el sello de nuestras particulares personalidades.

    La tuya, me encanta. La mía, es la mía.

    MARIAJOSE

    ResponderEliminar
  4. Mira si me ha gustado tu poema que,hasta que he leído tu firma, me estaba creyendo que era de Marcelo.
    Me parece precioso. No puedo decir más.
    Mariela

    ResponderEliminar