Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

domingo, 26 de agosto de 2012

ALTAZOR, OBRA CLAVE DE LA POESÍA HISPANOAMERICANA


                        
                            POEMA  DE  TONY  CALIX




Inspirado en Altazor, especialmente en los Cantos III y V


                                 
COMENTARIOS  DE LA OBRA DE VICENTE HUIDOBRO                                           Por  Maríajosé Sangorrín


Sumergirte en la lectura de Altazor es realizar un auténtico viaje.

Vertiginoso, embriagador viaje hacia un universo y a un lenguaje nuevos -acompañando la caída en paracaídas del protagonista, a su propio viaje interior-. Viajar en una apoteosis de metáforas e imágenes –bellísimas-, al encuentro de nuevas palabras –CREADAS-, a la deconstrucción, fragmentación y reconstrucción –collage-. A un paraíso de juegos de lenguaje cargados de simbolismos…Hasta llegar a las palabras y frases inconexas, sin significación gramatical pero con significación mágica y sonora, a las jitanjáforas y al puro poema fónico, meros sonidos desarticulados al final del poema.

A partir del Canto III la aventura no es la del viaje de Altazor, sino la de la palabra. El trance verbal se alcanza en el giro vertiginoso de las aspas del molino de viento (Canto V) y el estallido final, en el Canto VII: pura musicalidad, balbuceo poético intraducible.
Hay, efectivamente, la eclosión de un lenguaje nuevo en medio de un derroche de creatividad. HUIDOBRO crea una realidad nueva a la que se superpone un nuevo lenguaje poético llevado a sus últimas consecuencias: CREACIONISMO.

Sumergirte en la lectura de Altazor es recorrer las corrientes literarias de Vanguardia y los cambios de mentalidad (maquinismo…) y sucesos históricos (I Guerra Mundial…) de la época. Era de los grandes inventos, automóvil, avión,…,de la velocidad, de la crisis de las ideologías, la “muerte del cristianismo” y de Dios (Nietzsche). El Progreso sería la nueva religión. HUIDOBRO compuso Altazor durante los años 1914 a 1925, viviendo en París; se publicó en Madrid en 1931.

En Altazor encontramos ecos modernistas, románticos y simbolistas. HUIDOBRO asimila, concilia y le da una personalidad especial a todas las Vanguardias: En Altazor está presente el Futurismo, Creacionismo, Cubismo, Dadaísmo, Ultraísmo, Surrealismo. Expresionismo… Desde Darío y Bécquer,Whitmann, Mallarmé a Emerson, Apollinaire, Marinetti, Reverdy…

Esto convierte a Altazor en una de las obras cumbres de la poesía hispanoamericana y en un referente de la Literatura posterior.

Presenta un nuevo concepto de Poesía y de Poeta. Dirá de la Poesía que es el vocablo virgen de todo prejuicio, el Verbo Creado y Creador, un desafío de la razón. Que accede a lo innombrable y a revelar lo indecible. Y del Poeta, que es capaz de cambiar la vida de las cosas y la Naturaleza. Creador. Motor de alta frecuencia espiritual. Sin él, el mundo recóndito quedaría ignorado. El Poeta es un pequeño Dios ("Arte Poética")




 
DEL PREFACIO AL CANTO VII
Fragmentos inicial y final, pasando por algunos instantes elegidos por su lirismo o por mostrar el cambio hacia nuevos conceptos de la palabra y la poesía.


JACQUES LIPCHITZ
 
PREFACIO

Nací a los treinta y tres años, el día de la muerte de Cristo; nací en el
Equinoccio, bajo las hortensias y los aeroplanos del calor.
Tenía yo un profundo mirar de pichón, de túnel y de automóvil
sentimental. Lanzaba suspiros de acróbata.
Mi padre era ciego y sus manos eran más admirables que la noche.
Amo la noche, sombrero de todos los días.
La noche, la noche del día, del día al día siguiente.
Mi madre hablaba como la aurora y como los dirigibles que van a caer.
Tenía cabellos color de bandera y ojos llenos de navíos lejanos.
Una tarde, cogí mi paracaídas y dije: «Entre una estrella y dos
golondrinas.» He aquí la muerte que se acerca como la tierra al globo que cae.
Mi madre bordaba lágrimas desiertas en los primeros arcoiris.
Y ahora mi paracaídas cae de sueño en sueño por los espacios de la
muerte.
(...)
 
CANTO II

Mujer el mundo está amueblado por tus ojos
Se hace más alto el cielo en tu presencia
La tierra se prolonga de rosa en rosa
Y el aire se prolonga de paloma en paloma
(...)

CANTO IV
(...)
Pero el cielo prefiere el rodoñol
Su niño querido el rorreñol
Su flor de alegría el romiñol
Su piel de lágrima del rofañol
Su garganta nocturna el rosolñol
El rolañol
El rosiñol
(...)

CANTO V
(...)
Hay un espacio despoblado
Que es preciso poblar
De miradas con semillas abiertas
De voces bajadas de la eternidad
De juegos nocturnos y aerolitos de violín
De ruido de rebaños sin permiso
Escapados del cometa que iba a chocar
¿Conoces tú la fuente milagrosa
Que devuelve a la vida los náufragos de antaño?
¿Conoces tú la flor que se llama voz de monja
Que crece hacia abajo y se abre al fondo de la tierra?
¿Has visto al niño que cantaba
Sentado en una lágrima
El niño que cantaba al lado de un suspiro
O de un ladrido de perro inconsolable?
¿Has visto al arco-iris sin colores
Terriblemente envejecido
Que vuelve del tiempo de los faraones?
El miedo cambia la forma de las flores
Que esperan temblando el juicio final
Una a una las estrellas se arrojan por el balcón
El mar se está durmiendo detrás de un árbol
Con su calma habitual
Porque sabe desde los tiempos bíblicos
Que el regreso es desconocido en la estrella polar
Ningún navegante ha encontrado la rosa de los mares
La rosa que trae el recuerdo de sus abuelos
Del fondo de sí misma
Cansada de soñar
Cansada de vivir en cada pétalo
Viento que estás pensando en la rosa del mar
Yo te espero de pie al final de esta línea
Yo sé dónde se esconde la flor que nace del sexo de las sirenas
En el momento del placer
Cuando debajo del mar empieza a atardecer
 (...)


(...)
Empiece ya
La farandolina en la lejantaña de la montanía
El horimento bajo el firmazonte
Se embarca en la luna
Para dar la vuelta al mundo
Empiece ya
La faranmandó mandó liná
Con su musiquí con su musicá
La carabantantina
La carabantantú
La farandosilina
La Farandú
La Carabantantá
La Carabantantí
La farandosilá
La faransí
(...)

CANTO VII
(...)
Ia ia
Laribamba
Larimbambamplanerella
Laribambamositerella
Leiramombaririlanla
lirilam
Ai i a
Temporía
Ai ai aia
Ululayu
lulayu
layu yu
Ululayu
ulayu
ayu yu
Lunatando
Sensorida e infimento
Ululayo ululamento
Plegasuena
Cantasorio ululaciente
Oraneva yu yu yo
Tempovío
Infilero e infinauta zurrosía
Jaurinario ururayú
Montañendo oraranía
Arorasía ululacente
Semperiva
ivarisa tarirá
Campanudio lalalí
Auriciento auronida
Lalalí
Io ia
iiio
Ai a i a a i i i i o ia
                 
              FINAL  DE  ALTAZOR


GEORGES BRAQUE



JUAN GRIS

                                                                           PICASSO

5 comentarios:

  1. Me ha resultado gratísima y llena de aprendizajes la lectura de Altazor e indagar en el escritor Vicente Huidobro y su época. Altazor es un poema inmenso e inmensamente evocador. Los mitos de Ícaro, Sísifo, Avefénix, la serpiente emplumada, el lenguaje de los pájaros, el Carpe Diem, simbologías esotéricas...
    Me ha recordado desde Günter Grass al Aleph de Borges, a El principito, a Alejandra Pizarnik, "el mar es un azar" lo tomó Benedetti. Las greguerías de Gómez de la Serna...
    Y cuando llegas al puro poema fónico, las sonatas en sonidos primigenios y hasta los recitales de Pedro Verdejo.
    Las imágenes son bellísimas.

    ResponderEliminar
  2. Tony, con qué -aparente- sencillez conviertes la inmensidad de Altazor en un poema breve, sugerente y evocador. Me encanta su idea y la sonoridad.

    ResponderEliminar
  3. Gracias María José por recordarnos lo que sabemos, por mejorar nuestra ortografía y por cultivarnos con tus puntos de vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti también que me orientas en las lecturas y de quien aprendo mucho sobre poesía.

      Eliminar
  4. Gracias, María José, por acercarnos a este inmenso poeta como regalo de 2015 recién nacido. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar