Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

domingo, 5 de agosto de 2012

"En el umbral de la agonía"


CÉSAR VALLEJO

“España, aparta de mí este cáliz”


(Breve comentario, por Maríajosé Sangorrín)


Vallejo compuso en 1937 una serie de poemas, conmovedora visión  de la Guerra de España.
Son quince poemas en cuya lectura observas cómo se identifica con el voluntariado  y siente sublevarse en su ser el espectáculo atroz de un pueblo agredido; presiente el desenlace. Pero al mismo tiempo, trasciende y universaliza el problema; de hecho incorpora poemas que no formaban parte del conjunto hispano.


Manifiesta  fe en el Hombre,  esperanza en la salvación en virtud del Amor universal para vencer a la Muerte, en el “ser del universo”, un cuerpo colectivo liberado de las individualidades absolutas, integrando la vivencias del “Uno” en la de todos.


Él, paralelamente, se encontraba en el umbral de su propia agonía, falleciendo en 1938, por lo que fue póstuma la publicación de este poemario.


Me llama la atención las numerosas alusiones a un cristianismo esencial, las constantes referencias a citas bíblicas, empezando por el título en el que recuerda a Jesús en Getsemaní, cambiando la expresión “Padre” por “España” (“Madre”).


Muerte – Madre: temas  que centran la obra poética de Vallejo.

 

 

POEMA  XIV

¡Cuídate, España, de tu propia España!


¡Cuídate, España, de tu propia España!

¡Cuídate de la hoz sin el martillo,

cuídate del martillo sin la hoz!

¡Cuídate de la víctima a pesar suyo,

del verdugo a pesar suyo

y del indiferente a pesar suyo!

¡Cuídate del que, antes de que cante el gallo,

negárate tres veces,

y del que te negó, después, tres veces!

¡Cuídate de las calaveras sin las tibias,

y de las tibias sin las calaveras!

¡Cuídate de los nuevos poderosos!

¡Cuídate del que come tus cadáveres,

del que devora muertos a tus vivos!

¡Cuídate del leal ciento por ciento!

¡Cuídate del cielo más acá del aire

y cuídate del aire más allá del cielo!

¡Cuídate de los que te aman!

¡Cuídate de tus héroes!

¡Cuídate de tus muertos!

¡Cuídate de la República!

¡Cuídate del futuro!…

CÉSAR VALLEJO
”España, aparta de mí este cáliz”


“España debe recelar y precaverse  no solo de quienes la niegan, sino de todos y de todo, de los que la aman lentamente, de sus héroes, de sus muertos e incluso de ella misma, de la República y hasta del futuro… Es una maternidad flotante en el ser infinito” (JUAN LARREA)


 
POEMA  DE  XIMO  GONZÁLEZ
POLVO Y FUEGO DE ESPAÑA

(Soneto a César Vallejo)


Se fue mi mano por la bomba impía,
pero quedó en mi mano la ternura

de aquella juventud, del alma pura,

que a España arrebató la cruel sangría.


Mi vista en la explosión quedó vacía,

pero fértil nació de su negrura,

la luz generatriz de una conjura,

contraria a la reacción y a la falsía.


Me buscaba la muerte traicionera,

envuelta en polvo y fuego de mi España,

mas sólo pudo al fin borrar mi espejo.


¡Cuídate de tus tibias, calavera!

¡Cuídate del verdugo que te engaña!

Lo dijo así en Madrid César Vallejo.


Castellón de La Plana, diciembre de 2011.



POEMA DE MARIAJOSÉ SANGORRÍN

“En el umbral de la agonía”

(Mientras leía a Vallejo)
                              
Suena el péndulo
implacable.

Fantasmas
enmarcados
en la penumbra
de un piano mudo
y la estrella,
vacía,
de un belén atávico.

Gime gólgota
una garganta extenuada.

El universo  conspira
sincopando
los silencios.

Esos segundos eternos
cuando agoniza la noche
y  se extingue una vida,
lentamente,

              Un pájaro trina en la madrugada.

19 de julio de 2012






 

6 comentarios:

  1. Muy bien,Gracias por esos tres bellos poemas

    ResponderEliminar
  2. Estoy profundizando en un gran escritor, César Vallejo. Mi elección de "España, aparta de mí este cáliz" fue casual y elegí un estudio sobre ella del escritor y amigo, Juan Larrea; ya conocía buena parte de "Los heraldos negros". Me queda bastante recorrido todavía.

    El soneto de Ximo "Polvo y fuego de España" dedicado a César Vallejo, es un grito amargo que Ximo sufrió en sus propias carnes. Las bombas (las guerras) siempre son impías, pero hemos de superarlas y sobre todo no volver a repetirlas.

    Mi poema "En el umbral de la agonía" aúna todas las agonías la de C. Vallejo, la de España, la de Jesús de Nazaret...Y la de mi padre. Leía a Vallejo mientras el reloj de pared acompasaba la respiración espasmódica de mi padre moribundo.

    Pero curiosamente, aún en plena oscuridad nocturna precediendo al alba, todas las noches, al menos en esta época del año, la vida renace en el trino de un pájaro.
    Y Picasso colocó en la mano del soldado muerto junto a una espada una flor.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, María José, tu poema. Qué bien sabes "canalizar" la tristeza, qué bien sabes elegir los versos para expresar tu dolor y tu esperanza. Pero quiero decirte que,
    "y la estrella,
    vacía,
    de un belén atávico."
    me emociona hasta las lágrimas...
    Gracias por compartir el poema.
    (Laura Monroig)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Laura, ayudas a mi autoestima.
    Mi padre, desde hace muchos años, mantenía permanentemente colocado el Nacimiento de cuando éramos pequeños, junto a un piano encima del cual están las fotos de toda la familia, los vivos y los vivos en la memoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La minuciosa descripción de la muerte abriéndose paso me gusta mucho... https://blocdejavier.wordpress.com/2016/05/20/en-el-umbral-de-la-agonia/

    ResponderEliminar
  6. Thomas Merton, lo comparaba a Dante en relación a lo católico como universal.

    ResponderEliminar