Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

viernes, 28 de enero de 2011

A ESA MUJER LOS OJOS

A esa mujer los ojos no le caben en la cara.

Son negros, profundos, inmensos,
abundantes como el agua.

                                      Ojos suaves
de mirada lenta, serena y clara.

                                               Mirarlos
es sumergirse en un apacible mar en calma,
que cautiva, que te envuelve y que te lleva
a ignotas presencias, a experiencias extrañas.

                                               Te miran
y un escalofrío te impele a desviar la mirada,
con magnética tensión, con resistencia vana.

                                               Imaginarlos
es velar su tez morena, su perfil de avellana,
su nariz menuda y firme, su boca grana.

A aquella mujer los ojos no le cabían en la cara.


Pedro Gómez


7 comentarios:

  1. Hola Pedro.
    Me alegra verte y leerte ¿Has descolgado las botas o siempre has seguido jugando en tu cuarto de la intimidad?

    ResponderEliminar
  2. Sabes que he estado algún tiempo dedicado a otros juegos, que también tienen su puntito de interés.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Personalmente, me siento muy agradecida y feliz al ver que todos los asofaciados van perdiendo un poco esa timidez y comparten con todo el grupo su poesía.

    Y, en cuanto al poema, dicen que es imposible mirar más de diez minutos a los ojos de otra persona, porque se empieza a ver algo más de lo normal. Este poema es así. Llega más dentro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha alegrado mucho reencontrarte,
    y de que haya sido aquí, en este espacio -de un inexistente sofá-, donde yo he hallado
    Poesía, Amistad y un estímulo para vivir.
    Compartir búsquedas, aprendizajes, comunicación, goce, transcendencia...
    Muy enriquecedor.

    Tu poema me va sumergiendo en los entimientos profundos que transmite una mirada y me hace vibrar.
    Hay ojos en los que cabe todo el mar.
    Hay miradas en las que no cabe más ternura.

    Un abrazo, Pedro.

    ResponderEliminar
  5. Hola Pedro.
    Qué bonito volver a coincidir, y nada menos que en el mundo mágico de la poesía.
    Me alegra mucho descubrir esta faceta tuya que no conocía donde viven ojos que seguramente dan Vida.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pedro, si los ojos no le caben en la cara, no pueden ser diminutos, por lo tanto cuando dices que son inmensos redundas, y aunque la mujer sea ojos negros, como el bolero de Nat King Cole.
    El primer verso es demasiado fácil y antitético no evoca a primera vista inmensidad o armonía hasta llegar al agua.
    La gran fuerza poética de la metáfora reside en su capacidad de multiplicar de forma ilimitada el significado "normal" de las palabras, de modo que puedan llegar a describir lo desconocido y cuando se evoca lo conocido la magia esta en combinar tres acordes sencillos.
    “Que se quede el infinito sin estrellas
    o que pierda el ancho mar su inmensidad
    pero el negro de tus ojos que no muera
    y el canela de tu piel se quede igual.”

    ResponderEliminar
  7. María José, si el texto es tuyo es un bello poema.

    Hay ojos
    En los que cabe todo el mar

    Hay miradas
    En las que no cabe más ternura.

    ResponderEliminar