Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

jueves, 7 de agosto de 2014

POESÍA EN LAS ONDAS, CON MANUEL MÉNDEZ HERNÁNDEZ



La emisora argentina on-line “Alma en radio” viene incluyendo en su programación el espacio dedicado a la Poesía, “Aromas de versos”,  bajo la dirección y ejecución de nuestro compañero Manuel Méndez Hernández. Cada miércoles, desde hace catorce semanas,  a las 22:00 hora española, las 17:00 hora Argentina,  ambos países se unen virtualmente durante una hora y cincuenta minutos, para difundir entre los oyentes de todo el planeta la voz de los poetas.


El hecho de ser la Poesía medio y fin de un programa en radio, en sí, ya merece un reconocimiento:  es un remanso de paz y esperanza en medio del  caos del mundo actual y una hermosa flor entre tanta inmundicia que ofrecen los medios. Pero además, nuestro regocijo es aún mayor cuando es Manuel Méndez Hernández quien lo realiza, una labor encomiable por la que le felicitamos efusivamente.


El programa se articula en torno a dos núcleos poéticos:


Por una parte se presenta la obra de un autor más o menos conocido pero de reconocida calidad literaria, en las voces de tres poetas invitados que, junto con las del propio Manuel, recitan poemas de su autoría y comentan e intercambian opiniones respecto a su vida y obras.


Por otra parte, dichos poetas invitados, encuentran una oportunidad para darse a conocer y compartir su propias composiciones  poéticas con los oyentes.


El último programa emitido el pasado 30 de julio  giró en torno al poeta Charles Simic, premio Pulitzer en 1990, entre otros galardones. Nacido en Belgrado en 1938, pero emigrado a EEUU, es  uno de los mayores poetas contemporáneos en lengua inglesa. Participó en el programa nuestro compañero de Poetas sin sofá Tony Calix, a quien también felicitamos por su intervención, así como a Alina Paz,  también invitada, pero en la anterior emisión de “Aromas de versos”.


Dos poemas de Charles Simic que ponen de relieve al poeta que, tras un lenguaje directo y cotidiano recrea, desde objetos insignificantes a escenarios de desolación, con una gran carga de profundidad y filosofía.



La silla



Esta silla fue una vez alumna de Euclides.

El libro de sus leyes reposa sobre su asiento.
Las ventanas de la escuela estaban abiertas,
de suerte que el viento volteaba las páginas
susurrando las gloriosas pruebas.

El sol se puso sobre los dorados tejados.

Por todas partes las sombras se alargaron,
pero Euclides no dijo nada de eso.



(De "Hotel Insomnia", 1992)
Traducción de Oscar E. Aguilera


La alarma



Cien­tos de ven­tanas se han llenado de rostros
a causa de algo que ocur­rió en la calle,
algo que nadie puede precisar
porque no hubo una sirena ni un grito ni un balazo
Y sin embargo allí están todos.


Algunos cubren con las manos los ojos de sus hijos
Otros aso­man y gritan
a quienes cam­i­nan por las calles muchos pisos abajo
con la misma com­pos­tura y apari­en­cia de serenidad
de quienes dan un paseo dominical
en otro siglo, menos vio­lento que el nuestro.


Traducción de Antonio Albors

(De “Mi séquito silencioso”, 2004)


No hay comentarios:

Publicar un comentario