Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"
Antoni Albalat. Cuaderno 9 "E"

sábado, 19 de marzo de 2011

ENERO

vives porque vives
insensible
giras con la tierra
trescientos sesenta y cinco días
y enero vuelve con el silbo del viento
helado  

el sol no calienta
las interminables horas de sofá
tus calendarios en blanco
sin primaveras
                    ni veranos

oscilas como un péndulo
en  brumas    sin horizonte
y una vorágine espiral te engulle
                     en las sombras

se asoman
cientos de rostros  
máscaras danzando
al margen de ti
                   te sonríen     o no
                  te ignoran  

-dónde estás  amor--


tu tiempo se quedó
suspendido
                   en la nada
en el vacío de respuestas imposibles




Mariajosé.   Enero 2011

4 comentarios:

  1. Enero llena de frío cada uno de los rincones de nuestra piel, de nuestra alma, de nuestras casas... Ya va siendo hora de que llegue la primavera.

    Me ha gustado tu poema, Mariajosé, con un nuevo formato sin puntuación, donde cada uno pone sus propias pausas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un poema que desborda sensibilidad y lirismo del bueno. Como dice Amelia, al no tener signos de puntuación me he sentido forzado a leerlo más veces para buscar el ritmo y las pausas. Y cada vez me ha gustado más, Mariajosé.

    (Últimamente estoy jugando a algo tan simple como intentar adivinar el/la autor/a del poema tras leerlo. Los aciertos son pocos, de momento. Hará falta leeros más y conoceros mejor. Cuestión de tiempo)

    besos a todas y a todos

    ResponderEliminar
  3. "oscilas como un péndulo
    en brumas sin horizonte
    y una vorágine espiral te engulle
    en las sombras"
    vorágine es remolino impetuoso, podrias quitar espiral.

    "oscilas como péndulo
    en brumas sin horizonte
    y una vorágine te engulle
    en las sombras"
    Tony Calix
    -Toy aki-

    ResponderEliminar
  4. Un enero de la vida. El enero de ausencias, el que está sin amor. El más frío. Pero solo nota el frío el cálido, solo nota la ausencia el que quiere dar. Me parece un poema no solo bueno sino de una intimidad exquisita.

    Marcelo

    ResponderEliminar